La custodia del territorio en el ‘ITI Peneda Gerês’

Las medidas de protección medioambiental son vistas frecuentemente como una amenaza por los residentes tradicionales de las áreas protegidas. No obstante, la configuración del paisaje y la conservación natural de nuestros territorios le debe mucho a la actividad agropecuaria más tradicional. Si la población envejece o decae, decaen también las prácticas tradicionales que configuraron el paisaje y el equilibrio ambiental que heredamos.

imaxen Peneda

El proyecto de ‘Intervención Territorial Integrada Peneda-Gerês’ tiene como objetivo apoyar formas de agricultura, pastoreo y silvicultura compatibles con la conservación de la biodiversidad y del paisaje, de modo que se contribuya tanto a la preservación de los hábitats como, al mismo tiempo, la fijación al territorio de la población tradicional.

Para esto se aplicaron incentivos económicos en forma de pagos directos tanto a las comunidades de montes comunales, los llamados eriales, como a propietarios privados, siempre a cambio de la responsabilización ambiental en las actividades agrarias y de pastoreo.

Las comunidades de montes incluso asumen proyectos de atención social con los recursos aportados por el programa. Ejemplo de esto es su aportación a la construcción de un centro de día para mayores.

Una de las claves de la experiencia es que se asienta en una estructura participativa, que da protagonismo a los agentes locales, con participación de asociaciones y cooperativas de productores de la zona, logrando de esta forma una estrategia efectiva de custodia del territorio.

El medio ambiente, por lo tanto, tiene que ser visto más que nunca como recurso endógeno y oportunidad de vida para los residentes tradicionales.

Vídeo:

Las principales cuestiones para el debate:
  • Relación entre participación comunitaria y custodia del territorio.
  • Usos agro-ganaderos vinculados a la conservación ambiental.
X